Los cuidados en la alimentación de nuestros mayores

dietas-para-mayores

Cambios en la alimentación de nuestros mayores

La tercera edad se inicia en torno a los 65 años de edad, pero muchos factores influyen en la velocidad e intensidad del proceso de envejecimiento de cada uno.

Entre estos podemos citar:

  • La alimentación

  • El medio ambiente

  • Estilo de vida

  • El hábito de fumar

  • La alimentación

  • La práctica de actividad física

  • La depresión

  • El estrés

La elección de alimentos y los hábitos de alimentación de los ancianos se ven afectados no sólo por la preferencia, sino también por las transformaciones que acompañan la experiencia de envejecer en nuestra sociedad. Si las personas viven solas, con familiares o en instituciones, todo eso afecta a lo que comen.

Ejemplos de cambios físicos provocados por el envejecimiento que afectan la nutrición:

  • Trato digestivo: Los intestinos pierden fuerza muscular, lo que resulta en motilidad retardada llevando el estreñimiento. La inflamación del estómago, el crecimiento bacteriano anormal y una gran reducción de la velocidad del ácido dañan la digestión y la absorción. Los dolores pueden causar rechazo de alimentos o ingestión reducida.
  • Composición corporal: La pérdida de peso y la disminución de la masa corporal magra conduce a una disminución de las calorías. Puede ser evitable o reversible con la práctica de actividades físicas.
  • Órganos sensitivos: La disminución de los sentidos del olfato y el paladar pueden reducir el apetito; la visión disminuida puede dificultar la compra y la preparación de los alimentos.
  • Hormonas: Por ejemplo, el páncreas secreta menos insulina, y las células se vuelven menos responsables, causando un metabolismo anormal de la glucosa. Se necesita cuidado para desarrollar un caso de diabetes.

El alimento es fundamental para el mantenimiento de todos nuestros procesos vitales. Él nos proporciona la energía necesaria para el mantenimiento de estos procesos. Una dieta adecuada es aquella que asegura la ingestión equilibrada de todos los nutrientes, es decir: las proteínas, las grasas, las vitaminas, las sales minerales, las fibras y también el agua.

Todo alimento posee varios nutrientes y estos nutrientes ejercen diferentes funciones en el organismo. Por lo tanto los alimentos se clasifican en grupos de acuerdo con la cantidad de nutrientes que poseen, y la función que ejercen.

Las funciones de los alimentos

Entonces se hizo una división en tres tipos de alimentos que son importantes para nuestro cuerpo. Las funciones de los alimentos se clasifican en:

  • Energética
  • Constructora
  • Reguladora.

Función Energética

Una de las funciones de los alimentos es la de suministrar energía que funciona como combustible para ejercer las más diversas actividades (caminar, hablar, respirar, para el corazón golpear, etc.)

Por lo tanto los alimentos que más suministran energía son los que poseen altas cantidades de carbohidratos y las grasas.

Alimentación Energética

En el caso de los carbohidratos, el arroz, el maíz, el centeno, el pan, los macarrones, las patatas, la avena, el caramelo, los dulces, la miel, la mermelada, la cebada de trigo, etc.

Fuentes de grasas: crema de leche, almendras, cacahuete, manteca, manteca, mantequilla, margarina, etc. Estos alimentos deben ser consumidos moderadamente, debido a que su consumo excesivo está asociado a incidencias de obesidad, dislipidemias e hipertensión arterial. Es importante resaltar que la ingestión de alimentos ricos en grasa auxilia en la absorción de las vitaminas liposolubles.

Función Constructora

Es la de suministrar “material” para la construcción y el mantenimiento de las diferentes partes del cuerpo y la reparación de los tejidos que se pierden con mayor frecuencia, a través de descamaciones, sudor, cicatrices, entre otros. Los alimentos que ejercen esta función son fuentes de proteínas. Las proteínas son responsables de la formación de anticuerpos (protege contra las enfermedades), y de todos los órganos de nuestro cuerpo.

Alimentos Constructores

Fuentes de proteínas: huevos, frijoles, guisantes, lentejas, soja, grano de leche, leche yogur, cuajada, carne, etc. El consumo de leche y derivados se vuelve aún más importante en la tercera edad debido a que los huesos se vuelven más débil y son de difícil cicatrización.

Función Reguladora

Regular las funciones del organismo, es decir, facilitar la digestión y absorción de los nutrientes,

fortalecer el sistema inmunológico, permitir el buen funcionamiento intestinal, proteger la visión, la piel y los dientes. Los alimentos reguladores son fuentes de vitaminas, minerales y fibras.

Alimentos Reguladores

En el caso de las vitaminas, minerales y fibras: pepino, berenjena, calabaza, zanahoria, limón, naranja, guayaba, mango, cajú, fresa, molerica, almeirão, acelga, brócoli, escarola, mostaza, salsa, col y cereales integrales.

alimentacion-de-nuestros-mayores

Consejos en la alimentación de mayores

 

  • Planificar las comidas diarias. Haga un menú muy variado;
  • Hacer las comidas en un lugar agradable;
  • Higienizar siempre las manos antes de las comidas;
  • Si es posible hacer las comidas en compañía de otras personas;
  • No quedar atascado en las reglas de la etiqueta;
  • Preparar comidas atractivas y sabrosas;
  • Comer despacio, masticando bien los alimentos;
  • Cortar los alimentos en pedazos pequeños, moler, rallar, deshacer o alterar su textura;
  • Tomar líquidos despacio, trago a trago;
  • Variar alimentos y forma de prepararlos;
  • Utilizar con moderación aceites vegetales para preparar las comidas;
  • No cocinar con grasa animal (manteca, tocino);
  • Reducir el consumo de azúcar y sal. Retirar el salero de la mesa;
  • Incentivar el consumo de frutas y hortalizas. Utilizar leche y derivados desnatados, panes integrales, arroz integral;
  • Comer de 3 en 3 horas;
  • Dar preferencia al agua y los jugos naturales. Evitar el refrigerante;
  • Utilizar con moderación alimentos ricos en cafeína (café, chocolate, tés, etc.);
  • No sustituir las comidas por golosinas y aperitivos;
  • Ingerir diariamente un producto probiótico (leche fermentada, yogures, etc.);
  • Evitar el consumo excesivo de bebidas alcohólicas;
  • Mantener el peso dentro de los límites sanos y
  • Practicar actividad física después de la orientación con un profesional.

Para garantizar la recepción adecuada de todos los nutrientes, es importante tener una alimentación balanceada y diferenciada !!!!

 

¿Qué hábitos intentáis que nuestros mayores cumplan? ¿Alguna mejora siguiendo estos consejos?

 

 

Resumen
Los cuidados en la alimentación de nuestros mayores
Título
Los cuidados en la alimentación de nuestros mayores
Descripción
La tercera edad se inicia en torno a los 65 años de edad, pero muchos factores influyen en la velocidad e intensidad del proceso de envejecimiento de cada uno.
Autor
Publica
Mulindos
Logo

Deja un comentario